Diarios de Viaje

Caleta Olivia (Santa Cruz) 3 de octubre de 2014

 

La Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UNPA) y la Comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados de la Nación, organizaron un ciclo de charlas llamado “Desarrollo Energético de la República Argentina”. Las primeras charlas fueron sobre hidrocarburos no convencionales y se hicieron en dos lugares de la provincia de Santa Cruz: en Río Gallegos (el pasado 20 de agosto) y en Caleta Olivia, el viernes 3 de octubre. Los expositores, en los dos casos, fueron representantes del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas, y de la empresa YPF, ante un público mayoritariamente universitario, entre los que se encontraban también docentes, sindicatos y autoridades municipales, provinciales y nacionales.

 

Caleta Olivia está a 1835 km, vía terrestre, desde Buenos Aires. Por eso, la forma más rápida de cubrir esa distancia es viajar en avión hasta Comodoro Rivadavia (Chubut), en un vuelo de 2,25 horas, y luego continuar por tierra unos 77 km.

 

 

El viernes 3 de octubre, a las 10.50, despegamos puntualmente del Aeroparque Jorge Newbery (Buenos Aires), rumbo a Comodoro Rivadavia. La charla sería  a las 19, en la sede de la UNPA, en Caleta Olivia. Siempre es una incógnita la reacción del público ante la presentación. En este caso, sabíamos de antemano que Caleta Olivia es una comunidad petrolera y que, posiblemente, las mayores incógnitas estarían centradas en el potencial de hidrocarburos no convencionales de la región. Aquí, atravesando capas de nubes a distintas alturas, durante el ascenso sobre la provincia de Buenos Aires.

 

 

El Golfo de San Jorge, navegado por primera vez en el siglo XVI, es un gran semicírculo de 240 km de diámetro. Las aguas tienen entre 70 y 100 metros de profundidad, y pertenece a las provincias de Chubut y Santa Cruz. En la costa del Golfo está Comodoro Rivadavia, la principal ciudad de la Patagonia, en donde nació la industria del petróleo, en diciembre de 1907. Aquí, la costa del Golfo de San Jorge durante la aproximación a Comodoro Rivadavia.

 

 

Ya en Comodoro Rivadavia, en el camino al aeropuerto es fácil descubrir las primeras “cigüeñas” que bombean el petróleo desde los pozos. Esta cuenca hidrocarburífera, es la más importante del país en lo que hace al petróleo. Provee algo más de un tercio del crudo.

 

 

Otra postal, quizá menos esperable para quien llega por primera vez a Comodoro Rivadavia. es el parque eólico. Los cerros de los alrededores de Comodoro suelen estar coronados por enormes aerogeneradores (molinos), ideales para producir electricidad a partir de los intensos vientos patagónicos. En teoría, por ser una fuente intermitente, la energía eólica podría proveer hasta un 20% de la generación eléctrica del país. Hoy es apenas, el 1,5%. Lamentablemente, el parque eólico de Comodoro Rivadavia se encuentra fuera de servicio desde hace algunos años, y los aerogeneradores, muy deteriorados, como este al que le falta un aspa.

 

 

En Comodoro nos recibió un día primaveral, casi sin viento, lo que la convierte en una ciudad muy agradable, en especial por la presencia del mar. En el Golfo de San Jorge, son importantes las diferencias mareográficas. En el momento de la bajamar, el agua se retira bastante y puede verse el fondo rocoso.

 

 

En la foto, el nuevo edificio de la Seccional Sur del IAPG, en donde se dictan numerosos cursos, entre ellos, los de la Escuela de Manejo.

 

 
 

Desde Comodoro Rivadavia a Caleta Olivia hay que recorrer unos 80 km de una ruta con paisajes muy bellos, pero el pavimento bastante deteriorado y muchísimo tránsito. Desde hace años se construye una vía doble –tipo autopista- pero las obras están muy demoradas.

 

 

Caleta Olivia es la segunda ciudad en cantidad de habitantes de la provincia de Santa Cruz, con una estrecha relación con sus “hermanas” chubutenses Comodoro Rivadavia y Rada Tilli. Su historia se remonta a 1901, cuando fue utilizada como puerto natural para descargar materiales durante la construcción del telégrafo de Buenos Aires a Cabo Vírgenes, en el extremo sur del continente. Con el tiempo, Caleta se convirtió en puerto de salida para la lana proveniente de la incipiente actividad ovina de la zona, hasta que en 1942 se produjo el verdadero envión, con el descubrimiento de petróleo a 1600 m de profundidad, en la zona de Cañadón Seco, a 15 km de distancia. Hoy, es una comunidad eminentemente petrolera, de 50.000 habitantes.

 

 

El emblema de Caleta Olivia es una enorme escultura ubicada en el cruce de cinco avenidas, que representa a un trabajador petrolero, conocida por todos como “El Gorosito”. Tiene 13 metros de altura y fue inaugurado en diciembre de 1969.

 

 

En esta antigua imagen de Caleta Olivia, tomada en los años 50, pude verse la villa y, al fondo, la llamada Playa de tanques. Allí se almacena el petróleo que proviene de los yacimientos de Cañadón Seco, Las Heras y Pico Truncado.

El petróleo almacenado en la Playa de tanques se transporta mediante un oleoducto hasta una boya en el mar, en donde es cargado en buques tanque que lo llevan hasta Puerto Rosales, cerca de Bahía Blanca, en donde es reinyectado en oleoductos que lo transportan a las distintas refinerías de la provincia de Buenos Aires. En la foto, un buque cargando crudo en la boya.

La sede de la Universidad Patagonia Austral se encuentra al lado de la Playa de tanques. En esta foto, uno de los tanques asoma por detrás de la Universidad.

  

Ya en la Universidad, mientras se hacían algunas pruebas de sonido con los micrófonos, los asistentes a la charla comenzaban a poblar la sala hasta el lleno total. Hubo unas 100 personas, entre alumnos, docentes, sindicatos y autoridades locales, provinciales y nacionales.

La presentación tuvo dos partes. La primera, una exposición a cargo del IAPG sobre el contecto energético, la explicación técnica sobre los hidrocarburos no convencionales y algunos cuestionamientos y mitos en torno de este recurso. Durante la segunda parte, un representante de YPF dio detalles sobre la realidad de la empresa tanto en Vaca Muerta, como en la provincia de Santa Cruz. Más tarde hubo espacio para las preguntas del público, que fueron respondidas. En la imagen, de izquierda a derecha, Fernando Halperín (IAPG), Eduardo Lipszyc (YPF), y el diputado nacional Mario Metaza, que es, además, titular de la Comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados.

  Una imagen tomada durante el regreso nocturno

  a Comodoro Rivadavia

Al día siguiente, desde el avión que nos llevó de regreso a Buenos Aires, el aeropuerto de Comodoro Rivadavia parecía una cinta de asfalto, rodeada por un terreno árido y el azul profundo del mar.